• Añade una taza de vinagre blanco o de bicarbonato de sodio.
  • Emplea suavizante.
  • Usa un detergente especial y lava la ropa a la máxima temperatura que permita esta.
  • Mezclar la misma cantidad de jugo de limón que de agua, con una esponja podemos aplicar esta mezcla, debemos dejar que se seque durante unas horas para que el resultado sea el esperado.
  • Para la ropa que esta guardada en el closet, usar varias bolsitas de tela que contengan jabones de olor fuerte como jazmín o lavanda, envueltos en algodón.

Deja un comentario