Plancha tus prendas delicadas

Lo más importante antes de tener en cuenta cada uno de los consejos, es que, una vez iniciado el planchado no puede descuidar o realizar actividades que desvíen su atención, es decir, es preferible, dedicar tiempo exclusivo para esta importante actividad para su presentación personal.

Cómo planchar tus prendas delicadas.

  • Toma un paño o pañuelo unicolor de algodón que utilizarás que utilizarás para colocar encima de la prenda delicada para no planchar directamente sobre ella.
  • Calienta la plancha a temperatura media y comienza el planchado de tu prenda delicada.
  • Las prendas delicadas de terciopelo: Es muy conveniente plancharlas al revés y siempre colocando un paño entre el tejido y la plancha.
  • La seda: Para planchar una prenda de seda, hazlo al revés para evitar brillos. Una vez que la plancha haya alcanzado la temperatura seleccionada, da pasadas aplicando poco vapor y sin presionar demasiado la prenda porque se van a presentar marcaciones de la plancha. Ten en cuenta que, si has estado planchado previamente otro tipo de prendas, la temperatura podría estar muy alta.
  • El lino: es importante que el planchado se haga con la prenda húmeda o con plancha de vapor, debes ayudar con la mano a manera de alisamiento de la prenda.

Tipos de plancha

Casi todos conocemos dos tipos de planchas, la plancha a vapor y los centros de planchado, pero el mercado ya ofrece opciones interesantes como las planchas de vapor vertical más la convencional.

Que factores hay que valorar antes de comprarla

  • Potencia. Uno de los puntos mas importantes en los que fijarse es la potencia (W) a mayor potencia, mejor es el producto.
  • La presión del vapor que se mide en bares. Cuántos más bares el acabado será mejor y más rápido, si tiene más de 5 bares el éxito es casi seguro
  • El material de la suela (acero inoxidable, cerámica, aluminio…) la cerámica es la mejor opción si no eres una experta en la plancha.
  • Regulación de la temperatura. Tener en cuenta que hay opciones que regulan la temperatura en función del tejido.

Que tipo de mesa

Su presentación común consiste en una superficie plana, bien sea de metal (usualmente aluminio) forrada con tela y algodón y unas patas desplegables del mismo material; un diseño flexible para cualquier espacio, razón por la que es sencillo guardarlas. La tabla de planchar es similar, al menos en su aspecto, a las populares tablas de surf; poseen un corte semi redondo donde van encajados los cuellos de las camisas, dándole así un estirado completo sobre toda la superficie para que la plancha llegue hasta todos los extremos de la prenda. El buró o simplemente tabla de planchar, estabiliza al usuario, ya que este no necesita estar muy encorvado para la actividad.

Acolchado

En la tabla de planchado debería haber una zona especial que estuviera acolchada. Esta debería estar concentrada entre la tabla y la funda exterior. Tiene el objetivo de permitir una mejor circulación del vapor, haciendo que el proceso de planchado sea mucho más eficaz.
La mejor idea es elegir un tipo de acolchado que sea grueso y que pueda absorber el exceso de humedad que pueda producir el vapor de la plancha.

Entre todos los materiales que podemos elegir del acolchado de la tabla de planchar, una buena idea es elegir el algodón. De esta manera, en el momento en el que tenemos que lavarlo, lo podremos hacer con facilidad.

La importancia de la funda de la tabla de planchar

Lo cierto es que el hecho de elegir una funda de calidad puede perfeccionar el planchado de formas increíbles.
La funda debe haber sido fabricada en materiales de la más alta calidad, con un tipo de material que aguante bien las altas temperaturas, que no se vaya a quemar. Por otra parte, evita aquellos materiales que se puedan adherir a la ropa, ya que con ellos es más fácil que se pueda producir algún tipo de accidente.
El hecho de elegir una tabla de planchar con una funda desmontable es clave para poder lavarlas de forma sencilla. Elige un modelo que se pueda lavar a máquina, para no complicarnos demasiado con el lavado.

¿Como planchar un paño?

Un traje de paño es el atuendo de negocios normal sin importar si la tela es pesada para invierno o liviana para verano. De vez en cuando, un traje de paño debe ser alisado para ayudar a refrescarlo y para eliminar las arrugas. Puedes planchar tu propio traje si te tomas tu tiempo y tratas la tela con cuidado.

Paso 1

Quita la pelusa del traje de paño antes de empezar. Revisa el traje para encontrar cualquier signo de desgaste que pueda necesitar la atención de un sastre. Evita presionar cualquier mancha en el traje o ésta podría fijarse de forma permanente.

Paso 2

Ajuste de temperatura “Paño”. Deja que la plancha se caliente.

Paso 3

Voltea el cuello del traje. Pasa ligeramente la plancha sobre la parte inferior del cuello. Trata de no quitar el pliegue natural del cuello.

Paso 4

Voltea la chaqueta o prenda de paño al revés. Configura la plancha para que no esté demasiado caliente para la tela del forro. Alisa la chaqueta desde el interior. Comienza con la pieza interior de la izquierda, pasa a la parte de atrás y termina con la pieza interior derecha. Alisa las mangas también. Voltea la prenda al derecho nuevamente.

Paso 5

Usa un trapo o pañuelo para planchar en el exterior de la chaqueta para alisar cualquier arruga que puedas haber pasado por alto desde el interior. Retoca también las solapas y las mangas. Utiliza el trapo o pañuelo para planchar o de lo contrario el material de tu traje podría volverse brillante.

Paso 6

Plancha los pantalones desde el interior. Evita alisar los pliegues y la raya de los pantalones de paño. Voltea los pantalones al derecho de nuevo y utiliza el trapo o pañuelo para planchar para definir de nuevo el doblez y los pliegues.

Paso 7

Cuelga tu traje de paño recién planchado en una percha diseñada para contenerlo, esto ayuda a mantener la forma adecuada de los hombros, así como a mantener las arrugas a raya.

Deja un comentario